web-archive-ar.com » AR » O » ORFEODIGITAL.COM.AR

Total: 229

Choose link from "Titles, links and description words view":

Or switch to "Titles and links view".
  • Artículos - José Luis Menéndez Poesía Social
    estrepitosa caballería nocturna constituían la venerable tradición formal el culto con el que muchos jinetes financieros de la patria cubrían los negociados más escandalosos mientras transferían hacia otros rumbos el esfuerzo de quienes sí habían construido durante generaciones otro concepto de la tradición la del trabajo como un hecho honroso y no como un señuelo que necesita disfrazarse En Mendoza tenemos a mano otro ejemplo bien ambivalente que suele aflorar de la famosa tradición sanmartiniana Para muchos el estandarte de dicha tradición pasa por una formación de paisanos solemnes alguna misa de campaña y en el mejor y más audaz de los casos un cruce de los Andes a lomo de mula o de caballo Es decir el montaje de una escena absolutamente irreal impráctica e inútil Y peor aún mistificadora porque convierte en un paseo folklórico lo que en su momento constituyó una necesidad histórica el tránsito riesgoso inevitable y heroico de un auténtico proyecto de emancipación nacional mientras que al mismo tiempo se guarda un silencio de muerte sobre su verdadero sentido es decir sobre lo que aquella tradición tuvo de proyecto lo que tuvo de revolucionaria y sobre las que ahora serían en consonancia con ella las nuevas exigencias históricas O sea para nada el mismo montaje de lo que hizo San Martín en 1817 sino lo que haría hoy si estuviese vivo en función de los nuevos elementos técnicos las nuevas urgencias los nuevos enemigos Algo parecido suele suceder con la defensa abstracta de nuestras raíces Porque si defender una manera de ser es vestirse como hace doscientos años o cantar una tonada como se la cantaba hace ciento cincuenta años lo que se defiende en realidad es una raíz sin ninguna posibilidad de crecimiento que tendría tanto sentido como seguir viajando en diligencia en vez

    Original URL path: http://www.orfeodigital.com.ar/articulos/la-unica-tradicion-cambio (2015-01-09)
    Open archived version from archive

  • Artículos - José Luis Menéndez Poesía Social
    constantemente modificado o la grandeza que un hombre como Juan Lavalle ya sombra ya epitafio ya sólo carne y huesos malolientes puede alcanzar en el silencio extremo y esa belleza crepuscular incomprensible para la razón que puede acompañar al fracaso y la muerte Pero además en Sabato hallamos otra cosa que acaso sea más emblemática que la moldura de sus héroes Lo que nos dice con su propia vida El tiro del final que es el tiro por el que habremos de recordarlo Su historia no podrá eludir es cierto aquel hombre lleno de vacilaciones ideológicamente contradictorio incapaz de asumir como individuo la socialización implícita en las respuestas que él mismo entresoñaba atormentado por fantasmas inconstantes y que en su momento más triste y casi demencial se reúne con Videla y lo elogia sin vacilaciones cifrando esperanzas en el golpe de estado de 76 Sin embargo con los años asume la grandeza de volverse en cierto modo contra sí mismo ofreciendo el gesto no frecuente de postrarse como si él fuera también un castigado ante el horror de un genocidio que lo acusa y lo atormenta Es el último Sabato Aparentemente el hombre verdadero y final El que regresa del

    Original URL path: http://www.orfeodigital.com.ar/articulos/el-ultimo-sabato (2015-01-09)
    Open archived version from archive

  • Artículos - José Luis Menéndez Poesía Social
    los árboles los animales las rocas donde escrutaba largamente el mar alto atlético caminador en la amistad y en el silencio anunciándose siempre con el olor del agua salada y marchando con el balanceo de los marineros en tierra y esa agudeza celebratoria por la que podía decir el aire es un manjar para mi lengua Tú no eres más que la réplica deslumbrante de mí mismo Era pues un ser a la medida de la libertad más absoluta creciendo en un pueblo que lo hacía con su industria y que era protagonista de un gran ensayo democrático del cual emergían hombres como Emerson como Lincoln como Thoreau Tales circunstancias la personal y la social permiten comprender los rasgos más notables de su poética que rompe no solamente con el metro y la rima insuficientes para contener su desaforado caudal de vivencias de emociones de descubrimientos perpetuos sino también con todas las tradiciones literarias inglesas y europeas y que además se proyecta infinitamente más arriba de la originalidad formal para llegar a la prefiguración más clara y sugestiva del hombre nuevo el hijo de la democracia que veía posible Por eso si hay poesía en nuestra América dijo Rubén Darío ella está en las cosas viejas en Palenko y Utatlán en el indio legendario o en el inca sensual y fino y en el gran Moctezuma de la silla de oro Lo demás es tuyo demócrata Walt Withman Su país y su pueblo Puestos a bucear en sus textos sobre todo los cuatrocientos poemas de la última edición en vida de Whitman de Hojas de Hierba o la prosa de sus diversos prólogos o la de Perspectivas democráticas cada lector y cada crítico movidos quizá por las leyes corrientes del orden y las preeminencias han resaltado uno u otro aspecto de una obra que de por sí por extensión y hondura se ofrece como materia propicia para ese tipo de búsquedas Así algunos remarcan su teogonía casi hereje Cada objeto o condición o combinación o proceso preciso exhibe su propia belleza O su sentido libertario Mi cabeza no está hecha para reverencias ni mi boca para zalemas O su adoración a la naturaleza La enredadera que trepa por mi ventana me satisface más que toda la metafísica de los libros O su vozarrón de profeta Las canciones más dulces y vigorosas están aún por cantarse Otros en fin su concepto igualitario de la mujer y del hombre y su adhesión a la felicidad de quienes duermen con los cuerpos entrelazados Sin rechazar ninguna de esas reseñas creemos por nuestra parte que lo mayor de Whitman el punto más alto de su cuerda y su gloria está dado por la identificación de su poesía con las necesidades de su pueblo su obra planeada antes como idea que como expresión y conjuntamente con el destino de su patria El mismo dice en Perspectivas democráticas Jamás ha habido país pueblo ni circunstancias que tuvieran necesidad de un linaje de poetas y poemas distintos

    Original URL path: http://www.orfeodigital.com.ar/articulos/walt-whitman (2015-01-09)
    Open archived version from archive

  • Artículos - José Luis Menéndez Poesía Social
    se lee también se escucha Y es del jazz de su increíble swing universal de su bebop denso y desbordante de donde Cortázar toma su lenguaje sonoro Primero se asienta en un tema central lo dice con justeza lo cubre con sus verbos y sus melodías Y después se va sin causas aparentes hacia terrenos inexplorados moviendo sus palabras como si un saxo lánguido fuese el soplo de la pluma que indaga Y nunca deja de llenar su texto con sorpresas e improvisaciones inagotables como si en ellos anidase la voz pegajosa del gran Sachtmo o anduviesen de nuevo o se anunciaran los fantasmas perseguidos y perseguidores de Charlie Parker 6 En los dibujos de Rayuela se percibe asimismo la concentración de fuerzas de los poemas ese lenguaje que aunque busque las combinaciones más originales preserva su cepaje antiguo su religiosidad de ceremonia pagana Y así en pasajes que la pregunta o la música o la simple curiosidad o el humor se ocupan de elegir sucede una y otra vez el estallido Entonces en lugar del aspecto visible de una cosa de un verdor de un beso de un barrilete de cañas se observan las manos y los rostros muchas veces ya molidos y ausentes que una vez los hicieron Se observan las palabras concentradas y limpias variadas y sonoras las sílabas que vienen a los juegos de un poema como peces nacidos al llamado del agua Una fiesta en fin donde cada lector puede leer en su hondura con los mismos ojos de un pescador alucinado 7 palabras marcadas 1 Hay ríos metafísicos ella los nada como esa golondrina está nadando en el aire girando alucinada en torno al campanario dejándose caer para levantarse mejor con el impulso Yo describo y defino y deseo esos ríos ella los nada Yo los busco los encuentro los miro desde el puente ella los nada Y no lo sabe igualita a la golondrina No necesita saber como yo puede vivir en el desorden sin que ninguna conciencia de orden la retenga Ese desorden que es su orden misterioso esa bohemia del cuerpo y el alma que le abre de par en par las verdaderas puertas Su vida no es desorden más que para mí enterrado en prejuicios que desprecio y respeto al mismo tiempo Yo condenado a ser absuelto irremediablemente por la Maga que me juzga sin saberlo 2 No podía ser que la Maga decidiera doblar esa esquina de la rue de Vaugirad exactamente en el momento en que él cinco cuadras más abajo renunciaba a subir por la rue de Buci y se orientaba hacia la rue Monsieur le Prince sin razón alguna dejándose llevar hasta distinguirla de golpe parada delante de una vidriera absorta en la contemplación de un mono embalsamado la Maga vio su cara contra la suya los ojos que la miraban brillando entre las lágrimas Se besaron al revés ella hacia arriba y él con el pelo colgando como un fleco se besaron mordiéndose un poco

    Original URL path: http://www.orfeodigital.com.ar/articulos/la-poetica-rayuela (2015-01-09)
    Open archived version from archive

  • Artículos - José Luis Menéndez Poesía Social
    política en la condición de preso y deportado por haber escrito algún poema no bien avenido con el poder y compartir con otros estudiantes desde unas hojas que llamaban El diablo cojuelo sus primeros apuntes insurrectos Luego de eso ya no dejaría de ser hasta su muerte una voz inconforme la que a la vez canta y vela y precipita desde su proa de combate la llegada de los tiempos nuevos En uno u otro campo siempre ve más allá Desgarrado por el dolor de que su patria fuera la única nación de América que seguía sujeta a la dominación española no se pierde sin embargo en el objetivo político de la simple sustitución de formas Luego de la independencia ya tiene en su mente la sociedad democrática Y junto a lo específico de Cuba ve al resto de la América hispana y al indio primigenio siguiendo la senda de San Martín de Hidalgo y de Bolívar Es certero también en su visión del Norte en donde admira lo que tiene de admirable como el espectáculo de que cada hombre pareciera el amo de sí mismo pero sin dejar de advertir la irrespetuosidad y la codicia con que miraban hacia el Sur y de alertar sobre ello con su pluma filosa como cuando ante la Conferencia de Naciones Americanas 1889 90 las exhortaba a prevenir en la paz libre sin codicias de lobo ni prevenciones de sacristán los apetitos y los odios del mundo El político poeta La actividad política de Martí se nos presenta caracterizada por tributos de formidable singularidad En primer lugar por supuesto el uso del lenguaje cuya trama resulta como en nuestro Sarmiento voraz y persuasiva Y enseguida la carencia de cálculos de interés personal y es rara obstinación por la que cada batalla perdida se

    Original URL path: http://www.orfeodigital.com.ar/articulos/marti-espada-del-poeta (2015-01-09)
    Open archived version from archive

  • José Luis Menéndez Poesía Social
    las circunstancias su textura de modernidad Martí cumple su vida con el rigor y la intensidad de un poema Su musa perenne es la necesidad histórica de Cuba que en rigor es el ojo por el que mira al mundo Impedido de vivir en ella la evoca desde el exilio y la dibuja una y otra vez independiente e integrada al concierto de la América hispana como la tierra que se pierde y se gana en cada nuevo verso y que sólo habría de redimirse con un largo texto de trabajos y sangre Se construye por eso con la verticalidad de un poeta sanguíneo y canta como todo bate por aquello que más quiere y de lo que carece Pero al mismo tiempo participa porque su estética se nutre de acción y compromiso Y sus preceptivas comienzan pero también terminan y se acrisolan en su propio ser Conspira pero no deja de traducir al Víctor Hugo o de admirar a Kyats Se hace amar pero primero ama Enseña pero sabe lo que debe aprender Congrega multitudes y habla de modo torrentoso pero puede surcar sobre tratados literarios con una leve y apenas murmurada conjetura tal vez la poesía no sea más que distancia Es maestro de poetas además porque cultiva junto a la rosa blanca la flor de la desobediencia En cada instancia decisiva deja a un lado familia y residencia resigna toda ventaja personal arriesga como un jugador de almas todo lo ganado y no aspira a otra paz que no provenga de la razón cumplida ni a otra felicidad que no le acuerde su patria victoriosa No habla de la patria por supuesto como ese cuerpo abstracto al que aluden quienes la despojan en su riqueza y la pervierten en su nombre La invoca y la concibe como la casa honrada de una comunidad de hombres libres en la que todos participas de los mismos derechos y corresponden con las mismas obligaciones Una patria carnal tan vívida como el libro perturbador con que en el decir de Artaud se atravesase las puertas de la realidad Ese antecedente estaba ya con todo su rigor en el ideario de Martí medidor de las cosas con el metro de los poetas orfeicos es decir aquellos que han ido y vuelto del infierno con la visión de un cosmos de lava y de ceniza y que no se engañan con el sopor del miedo ni los artificios de la mera retórica Independencia sí Pero no entendida como un simple reemplazo de jerarquías sino como apertura a una nueva sociedad donde los ricos no se aprovechasen del pobre ni los hombres de la mujer ni los blancos del negro o el mulato Independencia sí Pero con la mano más cerca del español humilde que del nativo falaz y aprovechado Si algo nutre justamente con zumo victoria su poesía de modernidad es el trato y el conocimiento al que accede con el pueblo real los oscuros trabajadores de la Liga Patriótica los obreros de

    Original URL path: http://www.orfeodigital.com.ar/articulos/el-poeta-flor-ciernes (2015-01-09)
    Open archived version from archive

  • Artículos - José Luis Menéndez Poesía Social
    a llamar Cráneos de Bronce pero ya en la imprenta Vallejo lo cambió por el extraño y sugerente Trilce en el que algunos críticos han visto una contracción de los vocablos tres y dulce pero que en rigor carece de entidad semántica Es posible que Vallejo inventara ese nombre por su bella sonoridad y como breve símbolo de las arbitrariedades con que solía revestir su lenguaje tratando adjetivos como verbos uniendo y disolviendo palabras adverbiando sustantivos y burlándose a menudo de la sintaxis y la ortografía Todos esos vallejismos ya estaban en Los Heraldos Negros y nunca lo abandonarían Pero no constituyeron un snobismo ni una pretensión artificiosa de originalidad sino la forma de hilvanar un llamado de diversas esencias Por una parte la necesidad de asociar un mensaje nuevo con una nueva manera de decirlo y por otra la forma de aceptar y rechazar a un mismo tiempo el idioma de la conquista y quizá sobre todo la señal gráfica de un ideario de libertad tan vívido tan desmesurado que habría de instalarlo desde sus primeros textos fuera de todo sistema Esos tonos de la creación vallejiana no se agotan pues en su epidermis sino que se internan en un credo poético de anchura universal contra el cual habrían de estrellarse imitadores y plagiarios y todos quienes han creído suficiente inventar palabras o correr renglones en un poema para cubrir la vaciedad de su contenido El mismo Vallejo prevenía Casi todos los vanguardistas lo son por cobardía o indigencia Uno teme que no le salga eficaz la tonada o siente que la tonada no le sale y como último socorro se refugia en el vanguardismo Allí está seguro En la poesía seudo nueva caben todas las mentiras y a ella no puede llegar ningún control Poco después de la edición de Trilce temeroso del curso que podía tomar su proceso judicial Vallejo se traslada a París desde donde ya no regresaría El ciclo europeo del poeta 1923 1938 transcurre de manera dispar contradictoria pero siempre dentro de un fondo de mala salud incertidumbre y pobreza debatiendo su vida entre las ganas de vivirla aunque fuese de barriga según los dictados de su optimismo ideológico y su confianza en el triunfo futuro de los pueblos y esas pequeñas muertes que sufría a diario contagiado del pesar de los hombres que llevaba unidas corazonmente a su esqueleto Este período comprende su casamiento con Georgette Phipippart tres viajes a Rusia hemorroides un año de expulsión de Francia por su activismo político abatimiento físico residencias temporarias en España frustrada paternidad por sucesivos abortos de sus hijos crisis alcohólicas reedición de Trilce Madrid 1930 tránsito continuo por hoteles y pensiones de bajo precio incluyendo entre sus variantes alimenticias las ollas benéficas del Cercle Ronsard o del Villón o directamente el plato mendigado aunque siempre esas historias fueron vividas sobre un fondo de conciencia absoluta la comprensión de la naturaleza social de cada una de esas tragedias personales Un trágico de nuestros días sostuvo está

    Original URL path: http://www.orfeodigital.com.ar/articulos/cesar-vallejo (2015-01-09)
    Open archived version from archive

  • Artículos - José Luis Menéndez Poesía Social
    al orden y al ayer y a la santa razón de las leyes antiguas y los mercados nuevos se fueron ligando y alternando para dejarnos de a poco sin país Desde los tiempos de su primer novela desde las pinceladas que armaban sus maullidos en la trastienda del diario La Opinión hasta sus últimas columnas de Llamada internacional en Página 12 siempre fue el mismo felino audaz e incorruptible Siempre puso en su voz el mismo tono romántico pero a la vez solemne que tienen los pasos de nuestra especie sobre las chapas asoleadas Y emergiendo y flotando en medio del vapor y los malos olores sostuvo también esa profunda resonancia ética por la que una literatura además de ser bella nos resulta mucho más próxima y carnal más masticable igual que un trozo de hígado recién cortado y tierno Sigue Nicolle No me pregunten de lo primero que se lee De las formas de su literatura No soy una remota egipcia capaz de predecir futuros ni conozco del tema como los buenos profesores de letras Pero además no nos importa si una novela de Soriano podrá leerse dentro de cien años como lo ha sido hasta hoy Pregúntenme en cambio por lo que nos queda la vivencia que hoy mismo se nos prende a la zarpa la historia que sus textos habrán de revelar cuando se hable de Gatica o de Obdulio Varela del vacío repugnante que la democracia modelo Alfonso El Pequeñito le hizo a Julio Cortázar en su triste viaje final ese que hizo a su patria sabiendo que era para despedirse O cuando se hable de la fiesta de un rapaz miserable todavía en la cúspide de su poder justo en el año que Osvaldo ya sin pelo ni barba pero tan gato como yo lejano

    Original URL path: http://www.orfeodigital.com.ar/articulos/osvaldo-soriano (2015-01-09)
    Open archived version from archive



  •